Skip to main content

Los abuelos y “el drama de elegir entre comer o comprar los medicamentos”: el mensaje de los obispos

Al término de la 124ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, los obispos de todo el país dirigieron un mensaje al Pueblo de Dios titulado: “En tiempos difíciles, amar a los demás y alegrar sus vidas”.

  • 19 Abril 2024
  • Visto 774

Al término de la 124ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, los obispos de todo el país dirigieron un mensaje al Pueblo de Dios titulado: “En tiempos difíciles, amar a los demás y alegrar sus vidas”.

Destacaron “la esperanza y paciencia honda de nuestro pueblo, que habla de su grandeza de corazón”, pero advirtieron por “la pandemia silenciosa del narcotráfico”, por los abuelos y abuelas a quienes “se les presenta el drama de elegir entre comer o comprar los medicamentos porque la jubilación no alcanza”; el cierre de comedores comunitarios por falta de asistencia y la discontinuidad de políticas públicas de integración de barrios populares.

Desde la casa de retiros “El Cenáculo” de la localidad de Pilar, donde estuvieron reunidos toda la semana, los obispos señalaron: “Desde hace décadas vivimos tiempos difíciles en nuestra querida Argentina. Hay muchas situaciones que atentan contra la dignidad infinita de la persona humana, como, por ejemplo: avanza la pandemia silenciosa del narcotráfico, que utiliza a los pobres como material de descarte, que promueve el sicariato, que seduce con dinero manchado de sangre a miembros del ámbito político, de la justicia y del mundo empresarial; a muchos abuelos y abuelas se les presenta el drama de elegir entre comer o comprar los medicamentos porque la jubilación no alcanza; cierran comedores comunitarios por falta de asistencia y muchos vecinos se quedan sin la posibilidad de esa comida en el día; se ataca la vida inocente que no ha nacido, y, a la vez, la igualmente sagrada vida de millones de niños y niñas ya nacidos que se debaten entre la miseria y la marginación; asistimos a la discontinuidad de políticas públicas de integración de barrios populares, logradas con el consenso de gobiernos de distintos signos políticos y representantes legislativos; también familias despojadas de su tierra natal en beneficio de intereses económicos; hermanos que pierden su trabajo, que sienten que su vida está de sobra, y que no pueden poner el hombro en la construcción de la Patria”.

Ante este cuadro de situación, los prelados destacan la necesidad de “amar a los demás y alegrar sus vidas”, expresión surgida de San Alberto Hurtado. “Amar a los demás… un amor con gestos, porque nuestros gestos son el modo de demostrarle a nuestro pueblo que entendemos su dolor. Advertir sus heridas y vivirlas en proximidad y cercanía. Tomar partido por los más frágiles, defender su dignidad, implicarnos personalmente en sus gozos y esperanzas, en sus sufrimientos y problemas”, señalaron.

“Pidamos el don de la esperanza que nos sostiene en tiempos difíciles y a la vez nos anima hacia adelante sin bajar los brazos, tomados de la mano de los más vulnerables con los que vamos haciendo camino para, entre todos, construir la Patria de fraternidad que anhelamos y por la que tantos dieron su vida”, finalizaron (ver texto completo en adjunto, abajo).

La realidad del narcotráfico, los nuevos lenguajes culturales y las dinámicas de comunicación propias del tiempo actual y los vínculos entre sinodalidad y colegialidad, fueron los ejes principales de las deliberaciones que culminaron hoy, encabezadas por monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente del Episcopado argentino, y que también incluyeron reuniones de las distintas comisiones episcopales.

------------------


La Buena Noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente.


Toda la producción y presentación de la noticia implica tiempo de trabajo. Pero también significa esfuerzos personales (dedicación, elaboración…) y esfuerzos económicos para el mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para contar la noticia, costos de insumos, viáticos, inversión para el streaming de las misas, etc.  

Eclesia es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el canal de videos y streaming en YouTube, es la app para celulares, es el anticipo de las noticias por medio del canal de WhatsApp y el newsletter que más de 2.000 personas reciben por mail.

Con tu valoración por lo que hacemos, ante todo, y tu ayuda económica, Eclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”, como desde el primer día, hace ya más de 20 años.

De acuerdo a tus posibilidades, definí un monto y convertite en suscriptor de Eclesia (con débito automático mensual) o por única vez hacé tu aporte fijo. Sea como sea, gracias por valorar Eclesia.