Skip to main content

La importancia de los ministros extraordinarios de la Comunión y su visita a los enfermos

Con la presencia del obispo de la diócesis de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, culminó hoy el curso de formación para ministros extraordinarios de la Comunión.

  • 23 Mayo 2024
  • Visto 601

Con la presencia del obispo de la diócesis de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, culminó hoy el curso de formación para ministros extraordinarios de la Comunión.

Organizado por la Comisión de Liturgia, Música y Arte Sacro, el curso anual en el colegio Inmaculada Concepción (Lomas de Zamora) incluyó tres jornadas desde el martes  y reunió a los ministros extraordinarios de la Comunión, quienes ya desempeñan sus servicios en las comunidades parroquiales o nuevos designados por los párrocos para cumplir tal ministerio.

En su alocución, el obispo destacó el servicio de quienes colaboran con el sacerdote durante las misas en la distribución de la Eucaristía y, principalmente, la tarea de llevar al Señor sacramentado a los enfermos, cada semana, sea en una casa o un hospital, algo que muchos desconocen.

“Lo primero es el enfermo”, dijo el obispo, y luego recordó y pidió tener “discreción” al cumplir el servicio, “un ministerio extraordinario, que se nos da temporalmente, no para apropiarse sino temporalmente”.

Para ello, habló del “momento espiritual” en la visita a los enfermos, “y para eso me tengo que preparar, pero no solo con un curso, sino con una interioridad, que tiene que parecer a Jesús”. En otras palabras, buscar crecer en “un talante interior o espiritual que nos da la oración, nos lo da el discernimiento”, ya que “el servicio implica parecerse a Jesús, no eternamente, pero algún rasgo del Señor que se me vaya pegando”.

Para cumplir el ministerio, así, habló de un “descenso”, como la vida de Jesús, para “hacerse cargo del descenso del otro en la enfermedad, lo cual implica empatía, y eso no es magia, no lo da un retiro o un curso, es vivencia, mi vida con Jesús y para Jesús”.

Y se refirió a examinar “mi vulnerabilidad”, lo que “nos ayuda a acercarnos a la cruz, a la cama del enfermo con otra actitud; no soy ´la´ ministra, soy el servidor o servidora que se pone en lugar de Jesús, del sanador herido”.

En las jornadas previas, dirigidas por el presbítero Alejandro Silva, delegado diocesano de la Comisión de Liturgia, los presentes tuvieron la presentación del manual propio del servicio, datos de la liturgia y pastoral de la visita a los enfermos, una celebración de la Palabra y de exequias, conocieron los ministerios laicales que la diócesis ofrece mediante una escuela de formación y rezaron con cantos eucarísticos para aplicar en el servicio, guiados por Micaela y Paula del coro diocesano.

 

La Buena Noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente.

Toda la producción y presentación de la noticia implica tiempo de trabajo. Pero también significa esfuerzos personales (dedicación, elaboración…) y esfuerzos económicos para el mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para contar la noticia, costos de insumos, viáticos, inversión para el streaming de las misas, etc.  

Eclesia es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el canal de videos y streaming en YouTube, es la app para celulares, es el anticipo de las noticias por medio del canal de WhatsApp y el newsletter que más de 2.000 personas reciben por mail.

Con tu valoración por lo que hacemos, ante todo, y tu ayuda económica, Eclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”, como desde el primer día, hace ya más de 20 años.

De acuerdo a tus posibilidades, definí un monto y convertite en suscriptor de Eclesia (con débito automático mensual) o por única vez hacé tu aporte fijo. Sea como sea, gracias por valorar Eclesia.