Skip to main content

Advierte la Iglesia: “La comida no puede ser una variable de ajuste”

En un contexto de movilizaciones de movimientos sociales que denuncian que el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Capital Humano está demorando la entrega de alimentos, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado donde advierte que “la comida no puede ser una variable de ajuste” y por ello “es necesario anticiparse para que esta situación no profundice la crisis alimentaria”.

  • 05 Febrero 2024
  • Visto 385

En un contexto de movilizaciones de movimientos sociales que denuncian que el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Capital Humano está demorando la entrega de alimentos, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado donde advierte que “la comida no puede ser una variable de ajuste” y por ello “es necesario anticiparse para que esta situación no profundice la crisis alimentaria”.

Bajo el título: "El pedido del pan de cada día es un clamor de justicia", el mensaje del organismo episcopal (ver texto completo en adjunto, abajo) que preside el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, señala que “la inflación desde hace años crece día a día y pega fuertemente en el precio de los alimentos. Lo siente claramente la clase media trabajadora, los jubilados y aquellos que no ven crecer sus salarios. También todo el universo de la economía popular, donde prácticamente se trabaja sin derechos”.

Desde la experiencia personal “en el trato pastoral con la gente sencilla”, en contacto con los datos que les llega desde Cáritas (a nivel diocesano, parroquial), la Comisión Ejecutiva -en representación de los obispos argentinos- reconoce que “hoy, a cientos de miles de familias se les hace cada vez más difícil alimentarse bien” y que “la comida no puede ser una variable de ajuste”.

“Es necesario anticiparse para que esta situación no profundice la crisis alimentaria. Y para eso se debe facilitar a las personas, las comunidades y al pueblo, aquello que se necesite para ayudar a los más frágiles, especialmente a niños, niñas, adolescentes y adultos mayores”, expresan.

“Todos los espacios de cuidado que dan de comer, todos los comedores comunitarios, de parroquias, Iglesias evangélicas, y de movimientos populares deben recibir ayuda sin dilación. Ningún sector de los que hoy están actuando, ninguna institución o Iglesia, podría hacerlo solo”, agregan.

Y ante los cuestionamientos que surgen sobre la eficacia de la llegada de los alimentos a quienes realmente lo necesita, la Iglesia dice que “sin interrumpir la actividad de los espacios que continúan brindando asistencia alimentaria, se los puede auditar al mismo tiempo para que den cuenta de su transparencia y de este modo, contribuir a optimizar la ayuda sin descuidar a nadie”.

_______________________________

La Buena Noticia vale, y cuesta. Cuesta tiempo, fundamentalmente.

Toda la producción y presentación de la noticia implica tiempo de trabajo. Pero también significa esfuerzos personales (dedicación, elaboración…) y esfuerzos económicos para el mantenimiento y renovación de los equipos y la tecnología para contar la noticia, costos de insumos, viáticos, inversión para el streaming de las misas, etc.  

Eclesia es este portal de noticias y su extensión a las redes sociales, es el canal de videos y streaming en YouTube, es la app para celulares, es el anticipo de las noticias por medio del canal de WhatsApp y el newsletter que más de 2.000 personas reciben por mail.

Con tu valoración por lo que hacemos, ante todo, y tu ayuda económicaEclesia seguirá mostrando y compartiendo “lo que pasa en la Iglesia”, como desde el primer día, hace ya más de 20 años.

De acuerdo a tus posibilidades, definí un monto y convertite en suscriptor de Eclesia (con débito automático mensual) o por única vez hacé tu aporte fijo. Sea como sea, gracias por valorar Eclesia.